Las Crisis en la Pareja

Dicen que la peor de las relaciones de pareja, es siempre mejor que no tener ninguna relación.

Qué duda cabe que nos encontramos y unimos a otra persona para crecer.

 Cuantas veces mi pareja es mi espejo y en él (quiera o no) veo tanto lo que me gusta de mi mismo como lo que no.

En ocasiones las parejas firman, sin ser conscientes, una especie de contrato invisible, nunca explicitado, que los dos pactan sin reconocerlo abiertamente, como si dijeran de algún modo: "Yo me ocupo de estos asuntos que para ti son difíciles, y tú te ocupas de esos otros, que para mí son difíciles".

Por ejemplo puede ocurrir que uno le dice al otro: "Yo me ocupo de que tú no tengas que desarrollarte en el ámbito relacional o emocional, de que no tengas que enfrentarte a ciertos temores que te asustan". Y a veces el otro le dice "Yo me ocupo de que tú no tengas que encarar tu inseguridad respecto a tu autonomía y tu valor".

Hay miles de variantes a través de las cuales los miembros de la pareja, en un plano no consciente, tratan de protegerse el uno al otro de lo que en definitiva son sus sombras, sus carencias.

En este sentido hace un contrato de "ayuda", entendida como protección frente a las dificultades de cada uno. Entonces, al esquivar enfrentarse a las dificultades , el crecimiento de cada uno y de la pareja en sí, se paraliza.

Puede suceder que un día uno de los dos o los dos sienta que eso ya no le llena, ya no es suficiente, ya no es suficiente, que vive en una cárcel demasiado cómoda y que crecer y madurar significa también atravesar cada uno sus dificultades interiores y enfrentar al otro a las suyas propias.

Entonces puede suceder que uno de los dos (o los dos) decidan hacer un cambio importante. Por ejemplo, que uno diga "Es demasiada carga para mí tomar sobre mis espaldas tus dificultades o tus temores; en esto ya no puedo ayudarte y necesito retirarme". Es un intento de seguir ayudando al otro, pero esta vez enfrentándolo a sus dificultades (y enfrentándonos a nuestras dificultades), lo que conlleva una etapa de crecimiento que aparecerá en forma de Crisis y si no logran permanecer unidos y superar la Crisis, en última instancia puede surgir la separación.

Miguel Sánchez Zambrano

Entradas más recientes

El Perdón

Perdonar no significa sentirse como antes de recibir la ofensa. Perdonar no es renunciar a
Leer más