Los Niños del Divorcio

LOS PADRES QUE VAN A SEPARARSE DEBEN DECÍRSELO A LOS HIJOS PARA NO CREAR FALSAS EXPECTATIVAS DE RECONCILIACIÓN Y EVITAR LA SENSACIÓN DE ABANDONO.

La gran mayoría de los divorcios tienen consecuencias traumáticas para la pareja y también para sus hijos. Si bien evitar el daño emocional a los niños resulta una tarea casi imposible, los padres pueden mitigarlo si les explican de forma correcta qué supone la separación y dejan muy claro que:

"Ellos (los hijos) no tienen nada que ver con la ruptura y que no van a ser abandonados"

Mentir y ocultar la próxima marcha del padre o la madre de casa puede tener repercusiones muy negativas en el posterior comportamiento del menor, que puede llegar a culparse de lo sucedido o albergar falsas esperanzas sobre una eventual reconciliación.

La forma en que los padres comunican el divorcio a sus hijos resulta determinante para que la aclimatación a una situación tan complicada sea lo menos dolorosa posible.

Si un niño no ha sido informado con antelación y de repente deja de ver a su padre o a su madre, su primera reacción puede ser imprevisible. Pensará que ha hecho algo que ha disgustado a su padre o a su madre y que esa es la razón por la que se ha ido. O culpará de lo sucedido al miembro de la pareja que se quede con él en la vivienda.

Como norma general, es muy importante que:

 "Ambos padres digan conjuntamente a los niños que han decidido dejar de convivir, transmitiéndoles que sus hijos tienen que tener muy claro que ambos van a seguir ejerciendo sus roles de siempre y que, por tanto, no van a perder a ninguno de los dos"

En la práctica, no resulta tan sencillo. A veces los niños reciben la información demasiado tarde y se tiene que enfrentar súbitamente a una realidad a la que no encuentran explicación. Además, en muchas ocasiones, el impacto emocional de un divorcio no se acaba con la firma de los papeles, sino que se prolonga en el tiempo con conflictos relacionados con la pensión alimenticia o con el régimen de visitas. En este supuesto, los hijos escuchan casi todos los días reproches entre la pareja y algunos asumen por error que tienen que renunciar al padre o a la madre para evitar estas descalificaciones verbales.

DE MUTUO ACUERDO

La asimilación social del divorcio como algo “natural” ha favorecido en España el incremento de las separaciones consensuadas frente a las contenciosas.

Una separación no debidamente anunciada o el llamado divorcio emocional – los padres siguen viviendo juntos a pesar de que ya no se quieren – pueden hacer que un niño alegre esté todo el día triste, que uno muy abierto se cierre a los demás o que uno muy despierto esté casi siempre ensimismado.

SITUACIONES DE “ALTO RIESGO” PARA LOS HIJOS

Estas son las más frecuentes:

NIÑO ESPÍA:
El padre o la madre lo utilizan para conocer la nueva vida del otro. Saber del ex cónyuge a través de los hijos, es uno de los errores que más frecuentemente cometen las parejas ya separadas.

Esta curiosidad lleva a preguntas para conocer qué hacen y qué lugares visitan y si papá o mamá tiene novio o novia. El niño se encuentra ante “un conflicto de lealtad”. Si no contesta, desagrada a quien le pregunta y, si lo hace cree que no gustará o disgustará al otro, creyendo que puede provocar enfrentamientos: haga lo que haga siempre estará mal hecho.

NIÑO DIVIDIDO:
Los padres sienten la necesidad de negar la existencia del otro. Culminada la ruptura son muchos los padres que intentan borrar todo recuerdo de su anterior pareja. Para ello, no le nombra y se ignoran acontecimientos relevantes vividos por el hijo durante su estancia con él o ella. En este caso, las preguntas no existen. Algunos niños aprenden a llevar una doble vida: cuando están con uno es como si no existiera el otro. Les fuerzan a vivir en una realidad dividida. Incluso la negación del otro progenitor se extiende a su familia.

NIÑO COLCHÓN:
Soporta descalificaciones de un progenitor contra el otro y su familia, intentando amortiguar las descalificaciones y, si es necesario, mentirá o se responsabilizará él mismo de las actuaciones paternas o maternas.

NIÑO HIPERMADURO:
Ve sufrir a sus padres y aparentan que la noticia de la separación no les afecta. Creen que sus padres sufrirán más si los ven preocupados y ocultan lo que piensan. El problema es que los padres crean que es una demostración de madurez del hijo y hasta lo valoren de modo positivo, cuando en realidad es nefasta para el hijo.

NIÑO CONFIDENTE:
Los padres le cuentan sus problemas más íntimos de pareja, siendo utilizados como confidentes por uno de los padres. En este caso, al hijo se le hace depositario de detalles, de vivencias íntimas, utilizando al niño como figura de apoyo emocional.

¿QUÉ DECIR, CÓMO DECIRLO?

RUPTURA:
Comunicar que es una decisión conjunta, aunque uno de los dos no quiera separarse. Al considerar que ésta es unilateral rechaza compartir con el otro progenitor la responsabilidad de informar conjuntamente a los hijos. Esta actitud perjudica seriamente a los niños.

INFORMACIÓN:
Es muy importante que los niños los sepan.
Las explicaciones iníciales a los hijos deben ser generales, sin demasiados detalles, y se deben ampliar con el paso del tiempo. El niño debe ser informado cuando la decisión ya está tomada, nunca antes, ya que de lo contrario de genera ansiedad e incertidumbre. Los niños deben ser informados porque están capacitados para comprender la realidad en la que están viviendo.

SIN DETALLES:
Hay que anunciar el cambio con tacto.
Hay frases que nunca deben decirse, como por ejemplo: “Tu padre/madre no me deja quedarme en nuestra casa, me echa de casa”, “tu padre/madre tiene una aventura con otro/a”; o “si a papá o a mamá le importaras, no daría este paso”. Hay que evitar todos los pormenores dolorosos para el niño.

SIN VUELTA A ATRÁS:
Dejar claro que es un paso muy meditado.
Al niño le tiene que quedar claro que no puede hacer nada para cambiar esta decisión, que es una decisión tomada por los padres y que los niños no tienen la posibilidad de cambiarla. Es importante repetirles una y otra vez que la decisión afecta sólo a los padres y que los hijos no son culpables de la ruptura.

CONVIVENCIA: Decir a los hijos con quién se quedarán. A veces, para calmar la ansiedad del niño, se puede caer la tentación de decirle que nada va a cambiar. Esto es un error. Al contrario de lo dicho anteriormente, es necesario hablar precisamente sobre el modo en que la separación de la pareja afectará a sus rutinas y a su vida cotidiana y dejarles claro con quién va a vivir.

SIN VICTIMISMO:
Evitar todo lo posible los dramatismos.
“A partir de ahora solo tengo a mis hijos; ellos son los que me cuidan”, “ahora, hijos míos, nos hemos quedado solitos porque papá/mamá ya no quiere estar con nosotros”. Son ejemplos de actitudes de alto riesgo para la salud psicológica del menor. Frases de este tipo generan un nivel muy alto de ansiedad y confusión y aumentan los sentimientos de inseguridad.

NI BUENOS NI MALOS.
Insistir en que no hay ni víctimas ni culpables.
La decisión de ruptura definitiva debe presentarse a los hijos de común acuerdo. Aunque esto no corresponda con la realidad. Es importante que los padres aparquen sus emociones. De este modo se evita que el niño piense alguna vez que hay un padre bueno y un padre malo.

 SIN FANTASÍAS:
No hay que mentir sobre la separación.
“Tu padre se ha ido de viaje”. Algunos padres ceden ante el sentimiento de lástima y mienten a sus hijos con este tipo de expresiones en la creencia de que de esa manera sufren menos. Sin embargo, con estas actitudes contribuyen sin darse cuenta a dificultar la aceptación de la separación y también la adaptación a una realidad que, cuanto antes se produzca, será mucho mejor.

SIGUEN LOS VÍNCULOS.
El niño tendrá siempre al padre que se va.
Cuando los padres deciden de forma conjunta comunicar la separación a sus hijos deben hacer hincapié en que:

"Se ha extinguido el vínculo de la pareja, pero no el vínculo padre/madre hijo.

Los padres pueden dejar de ser pareja, pero jamás de ser padres"

 

Una madre explica al hijo que de su separación él no es responsable.

Querido hijo:

Aunque estuvimos hablando en casa quisiera reiterarte algunas cosas que para mí son importantes y que deseo que tú las conozcas.

Cuando te mande la semana pasada el SMS que decía “Siento haberte confundido con mi actitud de la última semana, Hasta Siempre” estaba expresándote un sentimiento que, cuando me llamaste al recibir el mensaje, quedamos en que teníamos que hablar despacio.

Y de ello quiero hablar contigo, déjame que te lo explique:

Si tu madre “resucitó” en la primera semana de octubre, fue fundamentalmente por dos razones:

  1. Me siento tremendamente orgullosa de ti. Este orgullo supera a cualquier otro sentimiento.
  2. El que tú puedas cumplir tu deseo de estudiar Periodismo en la Complutense me generaba y genera una gran ilusión. Me veía reflejada en ti. Tú, habías podido cumplir un sueño que yo hace 27 años no pude y de alguna manera a través de ti, yo conseguía cumplir aquella ilusión de juventud.

Quiero intentar explicarte una cuestión (mi separación de tu padre) que estoy convencida que tú mismo experimentaras en cuanto avances en tu vida, encuentres una chica, formes una pareja, entiendas que la pareja, es eso, dos personas que se alinean con el amor como eje, que se comprenden, respetan, son cómplices de pequeñas cosas de la vida, situaciones; pero no olvides todo gira en torno a un sentimiento base: EL AMOR.

Este sentimiento de amor, que explosiona en otros muchos, como te he comentado, es patrimonio exclusivo de la pareja. Nada tiene que ver con terceros: hijos, familia, entorno…

Hay parejas que se rompen y no tienen hijos; se ha roto su amor, su complicidad, su comprensión. Existen circunstancias que ayudan a que ese amor se agote, se acabe, se rompa. Pero lo fundamental, no lo olvides hijo, es como una planta, que hay que regar cada día, si no se muere.

La ruptura es por tanto independiente de si existen hijos o no. En el caso de que existan, se añade más complejidad y lógica dificultad a la ruptura y eso determina que a veces se dilata más en el tiempo. Pero de cualquier modo, lo que tienes que tener claro, que igual que en su día una pareja se forma bajo su libre elección, cuando se rompe, es exclusivamente responsabilidad de la misma, DE NADIE MÁS. Es algo que solo compete a los dos miembros de la pareja, jamás a los hijos. No lo olvides ni por un momento.

Tu madre que te quiere.

Entradas más recientes

El Perdón

Perdonar no significa sentirse como antes de recibir la ofensa. Perdonar no es renunciar a
Leer más

Las Crisis en la Pareja

Dicen que la peor de las relaciones de pareja, es siempre mejor que no tener ninguna relación.

Qué duda cabe que nos encontramos y unimos a otra persona para crecer.

 Cuantas veces mi pareja es mi espejo y en él (quiera o no) veo tanto lo que me gusta de mi mismo como lo que no.

En ocasiones las parejas firman, sin ser conscientes, una especie de contrato invisible, nunca explicitado, que los dos pactan sin reconocerlo abiertamente, como si dijeran de algún modo: "Yo me ocupo de estos asuntos que para ti son difíciles, y tú te ocupas de esos otros, que para mí son difíciles".

Por ejemplo puede ocurrir que uno le dice al otro: "Yo me ocupo de que tú no tengas que desarrollarte en el ámbito relacional o emocional, de que no tengas que enfrentarte a ciertos temores que te asustan". Y a veces el otro le dice "Yo me ocupo de que tú no tengas que encarar tu inseguridad respecto a tu autonomía y tu valor".

Hay miles de variantes a través de las cuales los miembros de la pareja, en un plano no consciente, tratan de protegerse el uno al otro de lo que en definitiva son sus sombras, sus carencias.

En este sentido hace un contrato de "ayuda", entendida como protección frente a las dificultades de cada uno. Entonces, al esquivar enfrentarse a las dificultades , el crecimiento de cada uno y de la pareja en sí, se paraliza.

Puede suceder que un día uno de los dos o los dos sienta que eso ya no le llena, ya no es suficiente, ya no es suficiente, que vive en una cárcel demasiado cómoda y que crecer y madurar significa también atravesar cada uno sus dificultades interiores y enfrentar al otro a las suyas propias.

Entonces puede suceder que uno de los dos (o los dos) decidan hacer un cambio importante. Por ejemplo, que uno diga "Es demasiada carga para mí tomar sobre mis espaldas tus dificultades o tus temores; en esto ya no puedo ayudarte y necesito retirarme". Es un intento de seguir ayudando al otro, pero esta vez enfrentándolo a sus dificultades (y enfrentándonos a nuestras dificultades), lo que conlleva una etapa de crecimiento que aparecerá en forma de Crisis y si no logran permanecer unidos y superar la Crisis, en última instancia puede surgir la separación.

Miguel Sánchez Zambrano

Entradas más recientes

El Perdón

Perdonar no significa sentirse como antes de recibir la ofensa. Perdonar no es renunciar a
Leer más

Problemas en la relaciones de pareja o con los hijos. ¿Cuándo acudir a un Centro de Terapias especializado?

La familia se fundamenta en la relación de pareja. Si esta es sólida, estable y bien construida, la familia como sistema vivo contará con los recursos suficientes para abordar la complejidad de las relaciones.

Todo empieza en esta frase. Una actitud inadecuada (aunque muy romántica) será si nos creemos, respecto a la persona amada, que necesitamos de su amor para sentirnos completos.

El planteamiento adecuado, sano y crecedor  sería algo así: "yo estoy completo en mí mismo. Soy mi naranja entera, me siento pleno en mi amor propio y quiero compartirlo contigo. Si tu estás en la misma situación, ¡compartamos este amor que sentimos!.

De ese compartir, surgirá, "nacerá" la "primera hija", esto es, la "relación de pareja". Desde ese momento, las matemáticas fallan pues 1+1 ya no será igual a 2, sino a 3; un miembro de la pareja, el otro miembro y la relación nacida entre los dos.

Ésta necesitará todos los cuidados y atención posibles. Cada uno podrá vivir sin el otro. La que no podrá hacerlo será la relación surgida.

A continuación vendrán los demás hijos y entonces una clave fundamental, que rara vez se cumple, será seguir alimentando esa relación, que con frecuencia queda "en pausa". Se "olvida" la relación de pareja, incrementándose a tope la relación como padres. Si así fuere, puede comenzar casi imperceptiblemente una cesión del poder relacional a estos hijos y sucede cuando todo empieza a girar en torno a sus necesidades, olvidando las necesidades que sigue teniendo la relación de pareja. En el peor de los casos (cada vez más frecuente), el hijo va ganando en poder relacional, girando la vida familiar en torno a él, pudiendo llegar a convertirse en un chico "dictador" que puede llegar a amenazar y chantajear a sus padres, con tal de lograr el capricho que desee.

¿Cuándo acudir a Terapia?, sencillamente cuando ambos miembros de la pareja no logren solucionar los problemas que les hacen sufrir, tanto a nivel de su relación, como de la relación con los hijos.

En el primer caso, el trabajo se centrará en erradicar lo que no funciona de cada uno y que hace daño a la relación y al tiempo, potenciar lo mejor de cada uno y dar así nueva vida a la relación. La infidelidad, la violencia física o psicológica, los prontos emocionales... nada de ello es realmente el problema, sino el síntoma de algo más profundo, que será lo que haya que solventar en terapia, siempre que el amor siga estando presente, definiéndose este como "las ganas que yo tengo de que el otro (la otra) se sienta amado por mí".

En cuanto a la conflictividad con el hijo, el trabajo se centrará en que los padres recuperen el control relacional. El hijo ha tomado un poder que no puede ni sabe manejar, estrellándose en su propia vida, sufriendo él y haciendo sufrir a los padres. Ese hijo necesita ayuda y esos padres, la necesitan igualmente y ante todo, para ayudar al hijo a salir del embrollo en que se encuentra.

En el "Centro de Terapias y Atención a la Familia", (homologado-acreditado por la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía), trabajamos con una experiencia acumulada de más de 35 años, bajo los postulados de la Terapia Familiar Sistémica. Un equipo altamente especializado (Psicólogos y Terapeutas, Pedagogos y Educadores, Abogados, Trabajador social...), aborda el amplio abanico de problemas que se dan en la familia: adicciones, fobias, ansiedad, depresión, bajo rendimiento escolar, etc, además de los problemas de pareja o con los hijos.

El Centro ofrece terapias de 3ª generación (Mindfulness y Biodescodificación), así como un Programa completo de terapias Naturales (Quiromasaje, Reiki, Flores de Bach, etc.). Además cuenta con un Programa especifico de atención a personas dependientes y otro de Formación en Terapia Sistémica, habilidades Sociales y Análisis Transaccional, para estudiantes y profesionales. El servicio para orientación a padres y profesores de centros escolares, completa la oferta del "Centro de Terapias y Atención a la Familia", que cuenta con tarifas especiales para estudiantes, desempleados y tercera edad.

Miguel Sánchez Zambrano

Publicado en Ideal el 3 de mayo de 2017

 

 

 

 

Entradas más recientes

El Perdón

Perdonar no significa sentirse como antes de recibir la ofensa. Perdonar no es renunciar a
Leer más